Europa, Guías de viaje

Interrail por Europa

En agosto de 2013, dos aventureros pobres como ratas decidieron hacer su primer interrail por Europa. Dicen que es un viaje que hay que hacer al menos una vez en la vida para sentirse joven, libre e intrépido, a veces incluso estúpido, pero viajar solo con una mochila y un par de euros, aunque no lo parezca, es una experiencia maravillosa y que recomiendo a TODO el mundo. Así que si os lo estáis planteando pero no termináis de dar el paso por miedo o falta de pasta, no hay excusa que valga porque un Interrail además de seguro ¡es baratísimo!

Nosotros salimos desde el Aeropuerto Tenerife Sur con un vuelo directo hasta Milán. Aquí comenzó nuestra aventura. Aunque hay miles de posibilidades dependiendo de los lugares que quieras visitar y teniendo en cuenta las conexiones de los trenes, nuestro recorrido fue el siguiente: Tras llegar a Milán salimos hacia Verona, pues como la vuelta en avión salía desde allí decidimos dejar la visita de Milán para el final del viaje. Durante el día visitamos Verona y proseguimos nuestro camino hasta Venecia. Aquí dormimos 3 noches en el hostal Colombo para mochileros por 21 euros la noche (la cena era gratis). Quedarse en la misma Venecia es carísimo y es probable que nos encontréis nada decente,aunque donde nos quedamos nosotros también era un poco antro, pero limpio, con buen ambiente y supermercado cerca. Se encontraba en Mestre y para llegar a Venecia tendréis que coger el tren una parada desde Mestre a Santa Lucía. Consejo: no paguéis el billete porque nadie lo hace. El primer día caímos en la trampa y después siempre nos subíamos sin pagar (te ahorrarás 1,20 euros  el billete y 1,30 euros la guagua, precios del 2013).

3
Embarcaderos en Venecia, Italia.
59
Gran canal, Venecia

Para comer en Venecia lo más rico y barato es pizza tagglio, porciones de pizza al gusto. Rondan los 2,50 euros la porción de pizza. También hay un lugar cerca de la Piazza San Marco, en una de la mil callejuelas, donde venden cajas de pasta fresca para llevar. Se llama Alfredo’s y puedes elegir el tipo de pasta, relleno, salsas, etc. Si vas a Venecia es visita obligatoria parar aquí y pedir una caja to take away por 6 euros, y por supuesto comer un gelato (1,50 euros).

50
Juan comiendo un brezen dulce en Salzburgo

Nuestro siguiente destino fue  Salzburgo (el tren pasa vía Verona e Innsbruck) donde dormimos 2 noches en el Yoho hostel, un albergue de mochileros súper céntrico, limpio, moderno y confortable, además tenía un gran ambiente juvenil (19 euros la noche en habitación compartida de 8 personas y taquillas de seguridad para las mochilas incluidas, en la mayoría de albergues las cobran aparte y son imprescindibles).

En Salzburgo hay muchos mercados callejeros, así que es una gran oportunidad para comer y probar cosas típicas como las salchichas blancas, rellenas de queso o currywurst (salchichas con salsa de tomate y curry) por 3’10 euros!

65
Compartimentos en los trenes ÖBB (compañía de trenes de Austria)
6
Tejado de oro, Innsbruck

La siguiente parada de nuestro camino fue Innsbruck. Visitamos la ciudad y almorzamos una caja de carne de kebab con papas fritas y salsa de yogur que estaba buenísima (3,90 euros). En este viaje descubrimos la comida en cajas para llevar y la verdad es que fue todo un acierto, ya que comes bien y barato, aunque nosotros también solíamos comprar en supermercados y preparar toneladas de sándwiches (desayuno, almuerzo y cena), con lo cual ahorras una barbaridad. Después seguimos nuestro camino hasta Múnich. Normalmente, nos levantamos temprano para coger los trenes de las 8:00, o las 9:00 como tarde, si queríamos ver una ciudad por el camino y dormir en la siguiente, ya que de esta forma puedes ver más ciudades con el mismo billete de Interrail. Nosotros compramos el de 10 viajes en 22 días, esto quiere decir que durante 22 días puedes hacer hasta 10 viajes, y 1 viaje te permite coger todos los trenes que quieras en ese día, es decir 1 día = viajes ilimitados, siempre que sean trenes regionales e internacionales de las compañías que cubre Interrail. Si te interesa saber más sobre los billetes de Interrail, lee ¿Cómo funciona Interrail? Además, con el billete de Interrail no en todos los trenes tienes derecho a asiento reservado, así que  cuando van llenos te toca sentarte en el suelo, esto si no pasa un revisor y te levanta del pasillo.

9
Parques del Residenz, Múnich
51
Habitación del Jaeger’s hostel, Múnich

En Múnich nos alojamos 2 noches en el Jaeger’s hostel, un albergue muy juvenil y con un bar en la recepción donde cada noche había fiestón guiri (pagamos 17 euros por un habitación mixta compartida con ¡40 personas! Alucinábamos al ver como la gente dejaba todo tirado por ahí: portátiles, ropa, tarjetas de crédito, cámaras…el paraíso para cualquier chorizo). Si váis a Múnich es una buena idea comer en el mercado Viktualienmarkt donde tienen gran variedad de productos típicos y mesas alargadas tipo Oktoberfest donde comer con más gente.

52
Escalera del terror en el White Tulip, Ámsterdam

Seguimos hasta Ámsterdam (vía Hannover), donde llegamos un día antes de lo programado porque queríamos coger un tren nocturno para ahorrarnos una noche, y las 10 o 13 horas de trayecto, pero estaba todo reservado. Así que al llegar al albergue intentamos coger una noche más, pero también estaba lleno y nos mandaron a otro en la misma calle. Se llamaba The White Tulip, y si váis a Ámsterdam huid de allí cuanto antes. Es el mayor antro/zulo de la ciudad (14 euros la noche en una habitación compartida de 6 personas). La verdad es que temimos por nuestra vida en varias ocasiones: en la escalera del terror y en la litera de la muerte, que se tambaleaba de un lado al otro peligrosamente, el problema es que la litera estaba pegada a una ventana que no se podía cerrar y en un séptimo piso.

11
Yo con la mochila dentro de los barriles-taquilla en el Meeting Point, Ámsterdam

Cuando nos levantamos al día siguiente y fuimos al baño fue como si una manada de ñus salvajes hubieran pasado por allí, estaba todo lleno de pasta de dientes, espuma de afeitar, papel higiénico y, atención aquí viene la guinda del pastel, ¡caca! ¡Caca humana! miraras donde miraras estaba por todos lados incluso más allá de donde alcanzaba la vista. Cogimos nuestras cosas y nos fuimos al que sí habíamos reservado, el Meeting Point (21 euros la noche en una habitación de 20 personas). Este albergue era genial, espacioso, también tenía un bar, pero más tranquilo, y las taquillas para guardar las mochilas eran barriles donde cabían muertos. Además, está ubicado en la calle de los coffee shops, súper céntrico.

16
Espectacular entrada a Zaanse Schans, el pueblo de los molinos
17
Dentro de un zueco gigante, Zaanse Schans
18
Al fondo el diminuto Manneken Pis, Bruselas

Ámsterdam es una ciudad llena de vida donde siempre hay cosas que hacer, alquilar una bici para recorrer la ciudad y los parques es una gran idea, así como comer cucuruchos de papas por la calle, probar la tarta espacial (cuidado que lleva marihuana), echar un vistazo al barrio rojo o hacer alguna excursión a los alrededores. Nosotros nos escapamos a Zaanse Schans, un pueblo precioso donde ver enormes y coloridos molinos de viento. Se puede ir desde la estación de guaguas por 13 euros ida y vuelta con la número 391.

Nuestro siguiente destino fue Bruselas (vía Rotterdam,Roosendaal y Antwerpen), en realidad una visita de paso para ver lo más importante. Por cierto, qué decepción el Mannekken Pis, lo esperábamos más grande. Aquí lo típico es comer mejillones cerca de la Grand Place.

Después seguimos hasta Brujas, donde nos quedamos 3 noches en el Snuffel hostel ( 16 euros la noche en habitación compartida de 8 personas con desayuno incluido, que estaba buenísimo). Brujas es una ciudad medieval con muchísimo encanto, como también lo es su vecina, Gante, cuya excursión es imprescindible. En tren se llega fácilmente parando en la estación Gante Dampoort (no Gante Sint-Pietre).

19
Preciosas casas junto al canal, Brujas
89
Catedral de San Nicolás, Gante

Nuestra siguiente parada fue Estraburgo (vía Bruselas). Normalmente en las estaciones hay lockers para dejar las mochilas y visitar la ciudad más ligerito, pero como nosotros somos unos tacaños cargamos las mochilas por todas las ciudades, en Verona fue especialmente duro porque hacía muchísimo calor y no había ni una sombra. En esta ocasión las dejamos por 5,50 euros (las puedes dejar todo el día, aunque algunas van por horas)…sí lo sé, nos clavaron lo más grande. Después de visitar Estrasburgo y la encantadora Petite France seguimos hasta Berna. Aquí tuvimos que sacar dinero porque no tienen euros, sino francos.

97
Le Petite France, Estrasburgo
37
Puente de Kapellbrücke, Lucerna

Dormimos en el Bern Youth hostel, que forma parte de la red internacional de albergues, y donde te piden el carnet de alberguista de hi hosteling). Nos quedamos 2 noches (28 euros la noche en una habitación compartida de 16 personas con desayuno inluido) y la verdad es que el sitio era bonito, rodeado de vegetación con un patio y un comedor grande. Sin embargo, recuerdo que aquí me llevé un buen susto mientras dormía. Yo estaba en la parte de arriba de la litera y serían las 4 de la madrugada, quizás las 6, y de pronto veo una mano que se acerca a tocarme…What the fuck? La francesa de la litera de al lado se estaba estirando para llegar hasta mí…no sé qué quería pero me pasé toda la noche pegada al otro lado de la litera por si se le ocurría atacarme de nuevo, incluso estuve tentada de bajar a la cama de Juan. Por la mañana ya no estaba, así que fue un misterio sin resolver digno de Iker Jiménez…¿Qué querría aquella francesa? ¿Sería sonámbula? ¿A lo mejor quería preguntarme algo y se acordó a aquella hora? Además, también había un señor muy raro que se quedaba mirándote y que por la noche se acercaba demasiado, caminaba hacia ti directo como una bala. Aparte de eso, fue una estancia maravillosa.

34
León moribundo Der Löwendenkmal, Lucerna

Seguimos hasta Lucerna, una ciudad preciosa para deambular por sus calles, recorrer su muralla y, como no, comer una kebab box, esta vez con carne de kebab, papas fritas y salsa rosa para proseguir nuestro camino hasta Interlaken, donde dormimos otras 2 noches. Nos quedamos en el Happy Inn Lodge (24 euros la noche en una habitación compartida con 6 personas). Interlaken es realmente pintoresco, pues ofrece la típica estampa del paisaje suizo con llanuras verdes, montañas nevadas y extensos lagos de color azul eléctrico. Una actividad interesante es alquilar un pedalo, una barca que se mueve a pedales, para navegar el lago Thun (Neuhaus). Además, también se puede coger el tren cremallera hasta el pico Jungfraujoch, donde se filmó James Bond, o sobrevolar Interlaken haciendo paragliding (paracaidismo), aunque esta última opción es algo más cara.

40
Pintoresco paisaje en Interlaken, Suiza
104
Pedalo riding en el Lago Thun (Neuhaus), Interlaken

Y así llegamos a la última parada de nuestro viaje, Milán (desde Interlaken west vía Berna, Zurich y Arth-Goldau). Aquí nos hospedamos en el Hostel Colours (20 euros la noche en habitación compartida de 6 personas con desayuno incluido). El albergue tenía una pequeña sala de estar y un supermercado muy cerca, y aunque no estaba en el centro de Milán, el metro quedaba al lado (Lombrate) y puedes viajar por 6 euros ida y vuelta.

Si además de ver Milán te apetece conocer los alrededores, el Lago di Como es una fantástica opción. Desde la estación de tren de Milán se puede llegar hasta Como S. Giovani, y una vez allí, coger una guagua hasta Bellagio. Si se tiene tiempo y dinero se puede ir en ferry cruzando el lago y observando las hermosas mansiones de personajes famosos rodeadas de frondosos jardines. Poned atención, pues a lo mejor pilláis a George Clooney tomando un nespresso (what else?) en la terraza de su palacio italiano de verano. La guagua, por otro lado, sale 6,40 euros ida y vuelta por un trayecto de una hora y pico (línea C30, C31 y C32), y aunque es por una carretera con curvas, podrás atravesar el corazón de los pueblitos, admirar la vida cotidiana de los lugareños y disfrutar del maravilloso paisaje.

113
En el Duomo, Milán
108
Lago di Como, Italia

El último día en Milán lo empleamos en pasear por la ciudad tranquilamente, pero…¡alerta de máxima seguridad! una señora argentina de unos 900 años que habíamos conocido la noche anterior en el albergue se nos quería acoplar para que le enseñaramos la ciudad. Recuerdo perfectamente la llorada que nos pegó para que la llevaramos con nosotros:”Sho pensé que me iban a aceptar“. Después de quitarnosla de encima como pudimos, salimos de allí escopetados. En aquel momento fue un tierra trágame, pero cuando ahora lo recordamos nos hace mucha gracia la situación, ¿y si la matábamos yendo a nuestro ritmo? ¿O si le daba una insolación? ¿Acaso iba a comer con nosotros sandwiches de supermercado sentada en el suelo? Bye bye !

Lo bueno se acaba rápido pero no podíamos tener mejor sabor de boca. El viaje había sido una aventura en toda regla, pues habíamos cogido trenes en la dirección correcta, habíamos comido en la calle, nos habíamos mezclado con la gente, dormido con 40 personas, todos juntos respirando el olor de 80 pies , nos habíamos perdido y nos habíamos encontrado, nos habíamos colocado con tarta espacial, nos habíamos comido unos 200 sandwiches asquerosos y unas 3 o 4 cajas deliciosas, habíamos visto maravillas y habíamos  pasado calor, Juan casi cabía en las literas (Juan mide 2 metros), también habíamos dormido en antros cochambrosos y en albergues molones, pero sobre todo habíamos disfrutado de una experiencia inolvidable, así que por favor, si estás leyendo esto y aún no has hecho un viaje así, te invito, y te reto, a que lo pruebes. Vive la vida y disfruta la aventura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s