América, México

Nadando con tiburones ballena

¿Dónde nadar con tiburones ballena?

Tiburón ballena, México

Últimamente había visto muchísimas fotos de gente nadando con tiburones ballena. Fotos increíbles donde se veía un pez enorme, realmente el más grande del mundo, junto a una personita nadando súper cerca. Cuando vi la primera foto ya quise hacerlo, me hacía mucha ilusión y en México había leído que se podía hacer. A través de internet me informé sobre dónde y cómo hacer la excursión. Lo típico que decían era salir desde la isla de Holbox, cuyo acceso es más complicado pues solo hay una carretera que llega allí y te hace desviarte hasta Mérida, para el tour del tiburón ballena. Pregunté en diferentes lugares por la excursión, en Playa del Carmen las hacen, pero sale más caro porque hay que incluir el traslado hasta Cancún (Puerto Juárez) desde donde salen los barcos para el tour (2 horas de trayecto aprox). En Cancún resulta que también sale caro porque tienes que pagar el ferry hasta Isla Mujeres (146 pesos por persona ida y vuelta, 6,70 euros), desde donde salen la mayoría de excursiones. El caso es que al contrario de lo que leí en internet, los tiburones ballena se encuentran en una zona cerca de Isla Contoy, a unos 40 minutos de Isla Mujeres, por lo que lo más cómodo y rentable es comprar la excursión en Isla Mujeres y salir desde allí. No hace falta ir a Holbox expresamente para los tiburones ballena porque está bastante más lejos.

Mapa de la zona de avistamiento. En barco desde Holbox 2 horas, desde Isla Mujeres 1 hora

¿Cuánto cuesta?

Tiburón ballena nadando en la superficie

Las excursiones se pueden regatear, es más, se deben regatear porque están tan acostumbrados al turismo americano que muchas veces te piden cantidades desorbitadas. Yo la conseguí a 1.200 pesos por persona (55 euros) y en comparación con lo que pedían por ahí y lo que la gente pagaba está muy bien (algunos de los que venían en nuestro barco habían pagado 100 y 200 dólares).

A las 8:00 de la mañana estábamos en Punta Sam (el puerto desde donde salen los ferrys con coches para Isla Muejres en Cancún) donde habíamos quedado con el de la excursión del tiburón ballena. Nos dieron el desayuno (café y bizcochos) y nos intentaron cobrar por alquilar unos neoprenos. Resulta que es obligatorio llevar chaleco salvavidas y si te lo quieres quitar tienes que llevar neopreno (no sé porqué), algunas excursiones sí lo incluyen, pero ya os aviso que es innecesario porque, al contrario de lo que pensaba, el tiburón ballena nada en la superficie del mar, vamos, que flota.

¿Qué es un tiburón ballena?

La boca del tiburón ballena mide 1,5 metros

El tiburón ballena es el pez más grande del mundo. Es de color grisáceo con puntitos (algunos los conocen como tiburones dama o dominó) con el vientre completamente blanco y habita en los océanos y mares cálidos, cerca de los trópicos. El patrón de puntos es diferente en todos los ejemplares, lo que muchos científicos utilizan como huella digital para identificarlos y estudiar su reproducción y hábitos migratorios (aún desconocidos). Entre mayo y septiembre hay muchos tiburones ballena en las aguas cercanas a las islas Holbox, Contoy e Isla Mujeres, aproximadamente unos 800 ejemplares (donde más avistamientos se producen), después de esta época, y gracias a los localizadores y estudios recientes, sabemos que llegan a cruzar el océano hasta Asia.

El tiburón ballena es el pez más grande del mundo

Su enorme boca puede llegar a medir 1,5 metros de ancho y tiene multitud de filas de pequeños dientes (hasta 3.000). Se estima que viven entre 60 y 150 años y se cree que alcanzan su madurez sexual a los 30. Pueden llegar a medir 18 metros y pesar hasta 15 toneladas (durante la excursión vimos tiburones ballena de 8 y 12 metros).

Estos tiburones son ovovivíparos, es decir, que incuban los huevos dentro del vientre y las crías salen del huevo en el interior de su madre, que les da a luz vivos. Aunque no se tienen datos sobre su reproducción, se han encontrado hembras preñadas hasta con 300 crías.

El tiburón ballena se alimenta mediante un mecanismo de filtración del agua, principalmente de plancton, fitoplancton, algas y krill. Se sabe que por muchos años se le mató para cortarle las aletas hasta que su nombre apareció, hace 20 años, en la Lista Roja de las especies en peligro de extinción de la IUCN (International Union for Conservation of Nature).

¿Cómo es la excursión?

Nadando con tiburones ballena

Nuestro barco se llamaba Angela y pertenecía a Aaron tours, una empresa familiar de lo más simpática y concienciada con el fondo marino. En la excursión nos acompañaba el capitán Juan Carlos y el guía Josué, quien nadaba con nosotros.

Después de 40 minutos/ 1 hora hasta el punto de avistamiento comenzamos a ver muchísimos tiburones ballenas asomarse. Sinceramente esperaba poder encontrar uno o dos, pero es increíble la cantidad de ellos que hay. Pues bien, es verdad que había muchísimos tiburones ballena, pero también muchísimos barcos y turistas que querían nadar cerca del animal. Nosotros tuvimos mucha suerte con el tour pues trataban de no agobiar a los tiburones ballena (además de que es una actividad regulada por las autoridades), si veían que ya habían dos personas nadando con él buscaban otro que estuviera solo porque si no se iban al fondo o nadaban con la corriente y entonces…adiós. Aunque son animales enormes que se mueven lento, nadan muy rápido y seguir el ritmo no es fácil.

Nadando en paralelo al pez más grande del mundo

Éramos unas 12 personas en el barco y obviamente no saltábamos todos juntos al agua. El barco se ponía al lado o en frente del tiburón ballena y entonces saltaba la primera pareja. Cada pareja realizaba 3 saltos con el guía, si algún salto había sido malo porque el tiburón ballena se alejaba rápido se repetía.

recorte
Tiburón ballena de frente durante el primer salto

El primer salto fue el mejor, espectacular. Nada más ponerme las gafas ¡pum! Un enorme tiburón ballena vino hacia mí de frente con la boca abierta, ¿qué hago? ¡Me va a comer! Y entonces Josué me agarró y tiró de mí. ¡Qué subidón!

-Nada, nada rápido que lo pierdes- me dijo Josué a través del tubo de plástico.

De verdad os digo que nadar en paralelo a ese tremendo pez, ver cómo se abren sus branquias, cómo su gigantesca cola acaricia el mar, cómo pequeñas rémoras se refugian bajo sus aletas… Una experiencia vital.

DCIM100MEDIA
Saltos en pareja

Durante los saltos en el barco hay un refrigerio (sándwiches, chocolatinas) y bebidas, pero como yo me mareo en absolutamente todo preferí vomitar por la borda y dar de comer a los peces. Truco para los que mareen mientras el barco está quieto y bamboleándose por las olas: mójate la cabeza y la cara todo el rato, como si fueras una ballena fuera del agua, o si no haz como mi padre y duérmete, pero una vez vomitas ya se te pasa todo y te quedas como nuevo. Recuerdo que cuando saqué la cabeza por la borda Juan Carlos me tiró un cubo de agua por encima, qué bien estuvo eso.

DCIM100MEDIA
Capiteando a Angela

Cuando acabamos los saltos, después de 2 horas aprox. volvimos a Isla Mujeres para hacer snorkel en una zona de corales marinos. Juan Carlos me explicó cómo funcionaba el barco y la localización de los tiburones ballena. Cada mañana recibían la posición gracias a unos barcos privados que chequeaban la zona, así que si compras la excursión no te preocupes porque vas a ver tiburones ballenas 100%. Hice de capitana de la nave hasta que llegamos a la zona de snorkel y fue súper divertido, Juan Carlos, que no se fiaba ni de Josué conduciendo, me dejó su barco y no naufragamos ni nada por el estilo.

DCIM100MEDIA
Snorkeling en Isla Mujeres

El snorkel fue precioso. Había un montón de corales y peces de colores diferentes, sobre todo en las rocas que subían hacia la superficie. Además, eran peces auténticos, no de estos “comprados” que se acercan porque les dan de comer migas de pan.

DCIM100MEDIA
Comiendo en la playa

Después del snorkel fuimos a Playa Norte (la mejor playa de Isla Mujeres), donde almorzamos un ceviche buenísimo y guacamole con totopos que cocinaron los chicos. Con la mitad del cuerpo en el agua y la otra mitad tostándose bajo el sol, comimos en la misma playa al más puro estilo paraíso. Y con el estómago lleno y contento nos llevaron de vuelta a Punta Sam sobre las 15:00h (aunque también pueden dejarte en el puerto de Isla Mujeres si te estás quedando allí o si prefieres quedarte en la playa el resto del día).

img-20160828-wa0008
A la izquierda y con gorra Josué a la derecha y con gorra Juan Carlos

Una vez ya de vuelta seguía alucinando con la experiencia tan increíble que habíamos vivido. La adrenalina del momento aún estaba conmigo, así como la ilusión inicial de la excursión. Es difícil describir con palabras lo que se siente en ese momento en el que un enorme tiburón ballena nada contigo e incluso llega a rozarte con sus aletas. ¡Es que está tan cerca que podrías tocarlo sin esfuerzo! Una experiencia que recordaré el resto de mi vida.

2 comentarios en “Nadando con tiburones ballena”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s